CBP Inclusión y Racismo

“Rezo … para que todos sean uno”.  (Juan 17:21)

 

 

La Catequesis del Buen Pastor, honra los valores espirituales de la infancia y quiere nutrir la formación de una conciencia atenta a la construcción de la historia de la salvación en la justicia y solidaridad.

# 28 Características de la Catequesis del Buen Pastor, de los 32 puntos de reflexión

CGSUSA lamenta las pérdidas irracionales de los asesinados debido a la desgarradora verdad de que el racismo continúa oprimiendo las vidas de nuestras hermanas y hermanos de color en este país. Esto es, como dice el Arzobispo Gómez, “un pecado que clama al cielo por justicia”. Hemos pasado tiempo escuchando, aprendiendo y orando por la sabiduría y la comprensión que nos ayudarán a todos a contribuir para construir puentes para el cambio y la reforma, incluso en las formas más pequeñas, al reconocer que la paz y la justicia comienzan dentro de cada uno de nosotros. Para ayudar en nuestros esfuerzos, nos gustaría compartir algunos enlaces que pueden ayudar en nuestras conversaciones y oraciones. La parábola del buen samaritano nos llama a considerar nuestro papel, ya que no podemos librarnos de los errores cometidos en nuestra sociedad. ¿Somos como esos dos de la parábola, que “vieron al hombre” y luego “pasaron por el otro lado”? En estos días, ¿podemos sentirnos “conmovidos con compasión ante la vista” de la injusticia y mirar para solidarizarnos con aquellos que son vulnerables y oprimidos.

Compartimos una invitación particular y profunda de amar y cuidar de todos en nuestras comunidades, a vivir auténticamente nuestro llamado bautismal a seguir a nuestro Buen Pastor y respetar la dignidad de cada ser humano. Bíblicamente, este don se vivió a través de la profecía. El profeta es aquel que tiene una capacidad particular para escuchar a Dios. Como catequistas, aprendemos a escuchar a los niños delante de  Dios. Esta es una facultad que podemos seguir cultivando mientras escuchamos profundamente a nuestros hermanos y hermanas de color en su duelo, dolor, ira y vemos la injusticia que sufren. Solo entonces podremos realmente trabajar juntos para erradicar el racismo sistémico que continúa perturbando nuestra cultura estadounidense. En su libro, La Historia del Reino de Dios: de la Creación a la Parusía, Sofia Cavalletti dice: “Si el profeta puede identificarse como una voz, la voz de Dios en medio del pueblo es porque primero ha sido un oído. esforzándonos por escuchar lo que Dios le ha dado a conocer”. Continúa señalando que Dios “establece una relación particular con los profetas; el Señor los enriquece con un gran don que lleva a la misión. El profeta da su oído y más aún su corazón a la palabra de Dios, no para guardársela para sí mismo, sino para compartirla con todas las personas, para que puedan aprender de ella “. Lea la Declaración completa sobre el racismo de CGSUSA con enlaces a recursos en formato descargable.